Felicidad, que bonito nombre tienes

Si hay algo que quiero que saquéis de este texto es lo importante que es ser felices a costa nuestra. Parece algo fácil, lo típico que vemos escrito en las tazas de café de Mr. Wonderful, que vemos en las biografías del Instagram. Que ponemos como titulo de nuestras fotos. “Do what makes you happy”.

Hay alguien que pueda decir que jamas, nunca en su vida haya leído esta frase? En el idioma que sea. Lo decimos siempre, quizás utilizamos otras palabras, quizás lo decimos en forma de canción, de poema. Quizás lo decimos sin palabras. Pero siempre insistimos en que tenemos que hacer cosas que nos hagan felices.

Pero luego, ¿quién se lo aplica de verdad?

Cuantas veces has dejado de hacer algo que te apetecía, algo que ahora te reconcome la conciencia pensar que dejaste pasar esta oportunidad, cuantas veces has dicho que ‘no’ a algo o alguien por el simple hecho de pensar en el qué dirá la gente.

Que dirán si me tiño el pelo de verde. Que pensarán si decido no estudiar una carrera universitaria y en lugar de eso me dedico de pleno a la fotografía. Que opinará la gente si lo dejo todo atrás y me mudo de ciudad, de país, de continente, siguiendo las palabras que susurra mi corazón.

Entonces dejamos de hacer cosas. Dejamos escapar esos sueños, y poco a poco se empiezan a convertir en “algún día haré esto”, “en un par de años lo hago sin falta”, y cuando miras atrás, te das cuenta que has perdido tu vida por no dejar que tu prioridad sea tu propia felicidad.

Suena irónico. ¿Quién no querría ser feliz? ¿Que le den al resto no?

Eso también lo pensamos. Pero no nos damos cuenta de que ese ‘resto’ somos nosotros mismos. Cada vez que comentamos el corte de pelo tan ‘terrible’ que esa chica se acaba de hacer. Cada vez que criticamos la decisión de otros de vivir su vida, de hacer algo diferente a la norma, de arriesgarse. Cada vez que decimos “te lo dije” cuando a alguien le sale mal, cada vez que juzgamos al resto, cada una de esas pequeñas ocasiones hacen que sea mas difícil que tu mismo cumplas tus propios sueños. Si, tú. Porque cuando empiezas a criticar a otras personas, te metes en esta espiral en la que no puedes salir. ¿Y ahora como voy a empezar yo en una relación a distancia después de criticar la de ___ ?

Por ejemplo.

Pero lo bueno, lo que siempre repito y siempre intento que la gente entienda, es que cuanto más haces lo que te apetece, cuanto menos escuchas a la gente, más bajo se escuchan sus voces, más lejanas están sus criticas. Porque lo que suena a gritos es tu propia felicidad, la felicidad de vivir la vida a tu manera. Una vez que empiezas a ignorar al resto, comienzas a ir cuesta abajo y sin frenos, directo a la felicidad.

¿Y si te equivocas? Si te equivocas al menos estás viviendo con las consecuencias de tus propias decisiones y no las de otros. Porque cuando alguien te da un consejo, por mucho que te quiera, por mucho que quiera lo mejor para ti, al fin y al cabo eres tu y solo tu el que tiene que vivir con las consecuencias que acarreen tu decision. Vive las consecuencias de las acciones tomadas por ti mismo, y no por los demás.

Por eso te digo que luches por ser feliz. La felicidad no viene sola, la felicidad se busca, se persigue, y se consigue. La felicidad se alimenta cada día con positividad, se riega con pensamientos bonitos, y se abona con sonrisas.

No dejes que nadie te quite tu felicidad, ni siquiera tú mismo.

Espero que cada noche antes de acostarte te preguntes a ti mismo, “¿Soy feliz?”, y que siempre, siempre, la respuesta sea si.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s