Para todos los corazones rotos.

Estaba pasando por mis fotos antiguas del Facebook, y como siempre me he puesto a pensar en todos los momentos que he vivido, los increíbles recuerdos que siempre estarán en mi memoria, las noches con mis amigas bailando hasta ver el amanecer, las tardes de cervezas por los bares del barrio, los viajes a países diferentes, con las personas de siempre. Me he acordado de todo lo bueno que me ha pasado en mis 21 años de vida, incluídas las veces que me partieron el corazón a cachitos. También las considero buenos momenos, por muy loco que parezca.

Quizás penseis que se me ha ido la cabeza, o que por qué saco el tema ahora que han pasado años. Que por qué no lo dejo enterrado con arena, cemento, y hasta una nueva casa construida encima de esas pesadillas que me deparó lo que en su día pensé que era ‘amor’.

Te diré por qué.

Porque cada uno de esos recuerdos, cada una de esas noches que pasé sin dormir, cada una de las lágrimas que derramé, cada uno de los mensajes sin respuesta, cada uno de los sueños sin cumplir, cada una de las promesas rotas, cada una de estas cosas me han llevado a donde estoy hoy.

No quiero olvidar ninguno de esos momentos que pasé llorando por alguien que no lo merecía, porque gracias a eso ahora sé como nunca debo ser tratada. No quiero olvidar las decepciones de un adiós, porque gracias a eso sé lo bonito que es no tener que volver a decirlo. No quiero olvidar las canciones que me hacen llorar, porque al fin y al cabo algún día me hicieron sonreir.

El tiempo no hace olvidar, el tiempo te enseña a recordar sin que te duela. Te enseña que cada historia, incluso las incompletas, tienen una moraleja. A veces la moraleja es simple, a veces nos cuesta años llegar a entenderla, pero siempre que la busquemos estará ahí.

Creo firmemente que si no hubiese sido por todos los ‘errores’ que cometí en el pasado, no estaría donde estoy en el presente. Si no hubiese llorado por quien no lo merecía, no estaría sonriendo de oreja a oreja con la persona que lo merece. Si no hubiese sido tratada negativamente, no apreciaría tanto lo bien que sienta que te traten como si te merecieses el cielo – porque te lo mereces.

Me alegro que en su día pensase que “jamás encontraría a alguien igual” y de las lágrimas que lloré mientras esta idea me rondaba la cabeza, porque ahora puedo mirar atrás y sonreir, y escribir estas palabras afirmando con toda la firmeza posible que no, que efectivamente jamás vas a encontrar a alguien igual. Porque la vida te tiene preparado algo mejor. Alguien que no te haga dudar, que no te haga sufrir, y que no te deje ir a dormir sin haberte repetido una y otra vez que pase lo que pase siempre va a estar ahí.

Me alegro de haber dado una vuelta por el pasado, de haber urgado heridas que estaban cicatrizadas, porque aunque al principio te preguntes ¿y si…?, al final acabas diciendo, gracias. Gracias por hacerme quien soy, por hacerme más fuerte, y por ayudarme a apreciar más a quienes se lo merecen.

Si estás pasando por ello, o has pasado por ello me entenderás o lo harás algún día, eso tambien te lo puedo asegurar. Y se te quitarán las ganas de querer volver atrás en el tiempo y cambiar el curso de las cosas para acabar con un final ‘feliz’ con la persona equivocada, y quizás incluso querrás mandar un mensaje de agradecimiento a dichas personas (pero no lo hagas, tu vales más que eso).

Dicen por ahí que todos necesitamos a alguien que nos trate mal para apreciar a quien nos trate bien. Desafortunadamente, yo puedo decir que en mi caso es cierto, pero tambien puedo decir que estoy agradecida por ello.

Marta ❤

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s