Cuando tu pareja ama a su equipo (casi) tanto como a ti

Una gran mayoría de hombres aman los deportes. Las mujeres tambien, yo la primera, pero me da la sensación de que los hombres lo llevan como dicen aqui “al siguiente nivel”, lloran por el y viven por el.

Tú, que entiendes lo que es compartir al hombre que quieres, no con su familia, no con otra mujer (faltaría más), sino con un grupo de hombres que corren detrás de un balón, y que tu pareja jamás llegará a conocer.

Tú, que compartes a la persona que más quieres con los amigos que vienen a tu casa todos los fines de semana a ver los partidos. Con los bares del barrio. Con un estadio que para el es su segunda casa.

Tú, que sabes lo que es que tu pareja se enfade o moleste o simplemente no entienda porque estás sensible durante “esos días del mes”, sin embargo tienes que escucharle cuando su equipo pierde un partido amistoso.

Tú, que te tienes que tragarte todos los partidos, uno detrás de otro. No sólo de su equipo sino de todos los de la liga, y luego ves cómo se le abren los ojos como platos cuando le pides que vea Titanic contigo.

Tú, que tienes que andar con pies de plomo cuando su equipo pierde, o cuando empata, o cuando su equipo enemigo gana, o cuando no puede ver el partido, o cuando llega tarde a verlo, o cuando ya teníais planes para ese día, o cuando su equipo no gana por 7 goles, o 100 puntos, o el deporte que sea que le gusta.

Tú, que cuando te casaste, te comprometiste, o empezaste a salir con tu pareja sabías (aunque nadie te dijo hasta que punto) que te estabas metiendo en una especie de “trío” entre su equipo y él.

Tú, que te has tenido que aprender nombres de jugadores, reglas del juego, y un largo etcétera para poder entender el idioma en el que hablan sus amigos cuando van a tu casa.

Tú, que le has visto llorar de tristeza cuando su equipo perdió una final, que le has visto llorar de alegría cuando ha ganado un mundial.

Tú, que sufres por el, te alegras por el, vas a los partidos con él, rechazas planes para pasar el día con el aunque ni te gusten los deportes, tú, que hasta tienes una o dos camisetas del equipo, más todas las bufandas colgadas por la casa, más la pegatina en el coche, más las tazas, los platos, los chupetes de los niños.

Tú, tú si que te mereces una copa (pero de las de verdad, las que van bien cargaditas)

Marta ❤

10308878_10203272033102245_4090973462008708256_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s