Salvemos el periodismo, y de paso el país | Marta Quero

Como muchos de vosotros a los que os guste escribir sabreis, cuando no te viene la inspiración, da igual las ganas que tengas de escribir, de contar lo que te esta pasando, todo es en vano. Esto es lo que me ha pasado ultimamente, por ello no he escrito tan a menudo como llevo haciendo durante los últimos meses. Pero hoy algo ha hecho click, no se exactamente que ha sido, si un ‘tweet’ que he visto, el té que me estoy tomando, la lluvia que cae sin parar, o una mezcla de todo, pero aqui estoy.

Hay una cosa que me lleva rondando la cabeza durante meses, quizá incluso me atrevería a decir que uno o dos años. Sólo he hablado de ello cuando ha sido extrictamente necesario porque me he sentido ofendida personalmente, o porque alguien estaba siendo y hablando de manera tan ignorante que se merecía una lección de cultura general (aparte de una buena bofetada).

No tiene que ver con la cultura americana, con lo que echo de menos de España, o con curiosidades que os quiero contar. Tiene que ver conmigo, con mi sueño que tengo desde que tengo memoria, con mi pasión y mi devoción, tiene que ver con el periodismo y el poco respeto que esta gran profesión tiene por parte de la población, a la cual me gustaría recordar que es por y para quien escribimos.

Primero de todo, cuando digo periodistas espero que ninguno de vosotros os creais que me estoy refiriendo al grupo de sinvergüenzas y ‘paletos’ que trabajan para (mayoritariamente) Telecinco. Tampoco me refiero a ‘periodistas’ que trabajan para el gobierno, o para un partido político. Para mi, ninguno de ellos debe tener el privilegio de ser llamado ‘periodista’.

Ni siquiera la R.A.E define la palabra periodismo con la precisión que esta implica: ‘Captación y tratamiento, escrito, oral, visual o gráfico, de la información en cualquiera de sus formas y variedades.

¡No me estraña que ‘periodistas’ del corazón y esa panda se atrevan a calificarse como tal!

Para mi, ser periodista implica ser lo más objetivo posible, reconocer tus propias opiniones y pensamientos, y ponerlas a un lado a la hora de escribir un artículo. Significa hacer una investigación en regla, en lugar de ser el primero en publicar una media-verdad – porque hoy con las redes sociales parece que ser el primero es lo único que importa. Implica poner el interés del público por encima del tuyo propio. Y, sobretodo, implica tener las narices de plantarle cara a un gobierno que roba, engaña, y se ríe del pueblo.

Está claro que el periodismo necesita un cambio, pero no sólo puede ser tomado por parte de esta profesión. El pueblo tiene que exigir más y mejor información, tiene que dejar de leer sólo los periodicos que te dicen lo que quieres oir, ver los canales que apoyan al mismo partido que tú, tienes que ir más allá.

Escribo acerca de esto porque me duele, me duele ver lo que se está haciendo con esta gran profesión, me duele ver que periódicos, canales de televisión, canales de radio, ETC están vendiendo su alma al mejor postor.

Si algo he aprendido a lo largo de mi carrera, es que sin la prensa no hay democracia. Sin alguien que le pare los pies al gobierno, que informe debidamente a la población de lo que ocurre dentro de las puertas del congreso y senado, sin alguien que mantenga a raya a todos los políticos que se burlan de nosotros, sin la PRENSA no hay democracia, y no hace falta que diga que sin democracia estamos perdidos.

Si, es verdad que la prensa necesita un cambio de 180º, que necesitamos periodistas con más ganas, más entusiasmo, y más hambre de verdad, pero si lo único que hacemos es hablar de lo poco creíbles que son los periodistas, y calificamos todo lo que se escribe como falso entonces, ¿como podemos esperar que alguien en su sano juicio quiera formar parte de esta profesión, para ser insultado y desacreditado?

Si, hay personas que no merecen tener el título de periodistas, pero también hay otras que se juegan la vida día a día para mantenernos informados, que se infiltran en bandas, viajan a Korea del Norte, a países donde se enfrentan a la muerte sólo para poder cumplir su sueño de informar al público, a ti. No nos olvidemos de estas personas.

Y por favor, por el bien y el futuro de esta profesión, dejad de referiros a toda la panda de Telecinco y compañía como periodistas.

telecirco-basura

Marta ❤

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s