Cosas que sólo entenderás si has jugado un deporte en equipo | Marta Quero

  1. Tu equipo es tu segunda familia. Se convertirán en tus amigos para toda la vida, compartirás momentos inigualables que otras personas no podrán entender
  2. Aprendes el sentido de la responsabilidad, de formar parte de un grupo que solo puede salir adelante si todos reman a la misma velocidad, con el mismo compromiso y mismas ganas
  3. La adrenalina que sientes justo antes de un partido o competición, cuando el silbato está a punto de pitar. Lo sientes en tus manos, en tus dedos, en tus piernas, lo sientes en todo tu cuerpo
  4. La relación amor/odio con los entrenamientos, los gritos de tu entrenador, las horas de físico y más físico
  5. Y una relación odio/odio con los arbitros el 90% de las veces
  6. Sabes que no hay nada como el sabor de una victoria en una final. La alegría conjunta de todo el equipo, levantar la copa, colgarse la medalla en el cuello, saber que lo habeis conseguido todos juntos
  7. El sabor agridulce al final de una temporada. Llega el verano, la playa, descansar, pero echarás de menos la tensión, la adrenalina, y a tu equipo
  8. Sabes que no hay nada mas agrio que el sabor de una derrota en el último segundo. O en una final. O en un partido contra el colegio o club enemigo
  9. Pero tambien sabes que saldreis adelante, porque sois un j-o-d-i-d-o equipo
  10. Sabes lo que es la complicidad, poder comunicarte sin palabras con el resto del equipo, saber donde va a ir un pase, donde tienes que poner la pelota
  11. Aunque haya habido piques y enfados, todo se olvida dentro del campo, porque sabes que la prioridad es el equipo
  12. Poco se compara al apoyo incondicional de tus padres y amigos en todo momento, donde sea, sin importar las circunstancias
  13. Las lesiones, las roturas de huesos, las heridas, las cicatrices, todo merece la pena. Todo ello muestra el esfuerzo, las ganas, y la fuerza que has entregado en el campo
  14. Los viajes a otras ciudades para jugar torneos. Nada como meterse en un autobús con tu equipo, porque con ellos te irías al fin del mundo si hace falta
  15. La impotencia que sientes al estar lesionado y no poder participar, no poder darlo todo, no poder ayudar
  16. Rendirse no es una opción, porque tú mas que nadie sabes que todo puede cambiar en cuestión de segundos
  17. Ves a equipos de niños pequeños y piensas: lo que daría por volver a esa edad y poder revivirlo todo desde el principio
  18. La impotencia que sientes cuando lo has dado todo, y aún asi no ha sido suficiente
  19. Nada como la sensación del día, la noche de antes de un partido importante. Los nervios, la tensión, las GANAS
  20. Sabes de primera mano que el que tiene un equipo, tiene un tesoro

Marta ❤

PD: especial mención a mi equipo de baloncesto femenino ’93 del Virgen de Atocha, a todos los padres que nos apoyaron partido a partido durante años, que nos acompañaron a diferentes ciudades, países, y nos secaron las lágrimas al final de cada derrota. A todos los entrenadores que aguantaron nuestros años de adolescencia, nuestra chulería, y nos ayudaron a crecer como personas. Y sobretodo y más que nada, a cada una de vosotras, a mi querido equipo, mi familia del atocha. Os echo de menos.

34956_1505838766563_7898842_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s