Visitando el ‘mejor mundo’ – De EEUU a Tanzania | Marta Quero

Son las 3:50 de la mañana hora estadounidense, 10:50 en Tanzania y aqui estoy, con una taza de café recien hecho, la luz de la mesilla de noche encencida para no despertar a Jordan, y mi teclado. Lo único que se puede hacer a estas horas y bajo estas circunstancias es escribir, escribir y recapitular todo lo ocurrido durante los últimos 10 días y dejar que mi cabeza-cuerpo-teclado se unan y traten de hacerle justicia a una de las mejores experiencias de mis 21 años de vida. Ante todo, y porque no voy a narrar el viaje día tras día, sino que voy a escribir acerca de lo que he aprendido de este maravilloso país, por favor no os olvideis que es mi opinión personal y no teneís que compartirla.

11707656_10206470246855590_3274874508862869072_n

“No os sintáis mal por ellos, no les mireis con compasión. Son felices.” Estas fueron unas de las primeras palabras, o ‘normas’ que se nos dieron nada más pisar Tanzania. Yo, con mi iPhone en una mano intentando buscar Wi-Fi, mis gafas de sol de marca, mis leggings de 100$, mi mentalidad de ‘quiero lo último de lo último’, ¿Como no me iba a sentir mal por niños pequeños que por tener no tenían ni agua corriente (potable)? ¿Cómo no me iba a sentir mal cuando veía las casitas en las que vivían, con los tejados medio destrozados, las carreteras de arena, y sin acceso a internet 24 horas al día? Mi mente del ‘primer mundo’ no podía comprenderlo. Lo pongo en paréntesis porque después de pasar allí unos días, no se cual es el primer, segundo, o tercer mundo.

Pero hice caso, uno de nuestros guías ‘Edwin’ facilitó la comprensión de este estilo de vida. Y por ello le estaré eternamente agradecida – y por todo lo que aprendí sobre la vida animal a lo largo de esos 8 días, Edwin eres el mejor.

No puedo decir que viví la experiencia africana al 100%, nos alojamos en diferentes hoteles a lo largo de nuestro viaje, todos ellos con agua corriente, Wi-Fi, servicio de habitación 24 horas, y unas vistas que te quitan el aliento. Pero estar en un país diferente, ver el estilo de vida, escuchar a un nativo hablar de como viven, de como salen adelante con lo poco que tienen, de lo felices, si, FELICES que son bajo esas circunstancias, te cambia la manera de ver las cosas.

En los países más avanzados pensamos en el tercer mundo, y sentimos compasión, sentimos pena hacia esas personas que no tienen coche, tres televisiones en casa, que no están conectados a las redes sociales 24 horas al día, que no tienen grupos de WhatsApp, que no tienen ropa de marca, lavadoras y secadoras, y así podría continuar nombrando cosas superficiales que ellos no tienen y nosotros no necesitamos.

Tenemos una tencencia a creer que a todos les gustaría vivir como vivimos nosotros. Y si no viven como lo hacemos nosotros entonces no son felices, “¿Cómo van a ser felices sin INTERNET?”

Sabíais que estadísticas afirman que una de las principales – sino la principal – razón de fallecimiento entre jóvenes en EEUU es el suicidio? Que la obesidad en todos los países está aumentando exponencialmente? Que problemas de depresión están aumentando en edades cada vez más tempranas?

Cuando le pregunté a Edwin sobre el porcentaje de gente con depresión en Tanzania, sus ojos se abrieron como platos y su respuesta fue clara “no, no, esto no es un problema aquí”, yo creo con toda sinceridad que no había escuchado ese término en su vida. Por cierto, debo añadir que su nivel de inglés, para una persona que nunca ha salido de la frontera de Tanzania, es exquisito y envidiable. Pero ese no es el tema, lo que intento decir es que si, ellos tienen problemas, miles de problemas (problemas que ellos no ven, pero nosotros los consideramos como tal), pero acaso alguien se ha parado a pensar que quizá, sólo quizá ellos no quieren vivir como nosotros? No quieren vivir una vida en la que los nervios nos atacan cuando la conexión de internet va lenta, que la depresión es un problema que gente sufre en el día a día, que el dinero nos da la felicidad, que no nos morimos de hambre, nos morimos de OBESIDAD? – En Tanzania decirle a una mujer que ha ganado peso es un piropo.

Despues de unos días, pude ver por mi misma que ellos si son felices. Los niños juegan entre ellos, salen a la calle, se hablan cara a cara y no a través de un chat. Hacen cosas no para poder hacer una foto y ponerla en Instagram, sino porque de verdad les hace felices. Viven de la naturaleza, poseen vacas, burros, gallinas, se alimentan de lo que dichos animales ofrecen o lo intercambian por otros bienes que otra familia pueda tener. No necesitan ropa nueva cada semana, tienen lo mínimo y le sacan el máximo partido.

Ya me gustaría a mi ser feliz con tan poco.

Creo que tenemos mucho que aprender, mucho que conocer sobre la vida africana y sus costumbres. Sobre su humildad y su día a día, vivir la vida sin preocuparse del qué dirán, vivir con lo justo y necesario, ser feliz con lo que se tiene, no querer más, conformarse.

Cuando Edwin nos estaba llevando al aeropuerto, le contamos un poco de la vida en EEUU, de lo que se considera ‘normal’, lo que todo el mundo tiene, lo que hemos dejado de hacer porque las máquinas nos han tomado el relevo. Esperaba un ‘me encantaría visitar’, o un ‘ojalá tuviese una de esas cosas que te lava la ropa’, pero lo único que salió de su boca fue: “Todo eso suena demasiado complicado, me quedo con Tanzania.” – Nunca me olvidaré de sus palabras.

Por ello, no lo voy a llamar el tercer mundo, lo voy a llamar el mejor mundo. Y creo que tenemos miles de cosas que aprender de ellos, empezando por ser felices.

10998861_10206470274696286_2239095515162086276_nEl famoso Edwin, y mejor guía turístico del mundo.

Marta ❤

PD: Para más fotos, visitad mi álbum en facebook aqui

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s